HEMORROIDES

Hemorroides

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son venas hinchadas en el ano y en la parte inferior del recto, parecidas a várices.

Son varias las causas de las hemorroides, aunque a menudo se desconoce el origen específico. Pueden producirse como resultado de un esfuerzo al evacuar los intestinos o debido al aumento de presión en esas venas durante el embarazo.

Las hemorroides pueden encontrarse dentro del recto (hemorroides internas) o pueden aparecer debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

Las hemorroides son muy frecuentes. Casi 3 de 4 adultos tienen hemorroides de vez en cuando. En ocasiones, no provocan la aparición de síntomas, pero a veces causan picazón, malestar y sangrado.

De vez en cuando, puede formarse un coágulo en una hemorroide (trombosis hemorroidal). No se trata de algo peligroso, pero puede ser extremadamente doloroso y, a veces, puede ser necesario realizar una incisión para drenar la sangre.

RESERVA TU CITA

Se realiza tratamiento de:

 Hemorroides   Fistula
   Condilomas    Fisura

HORARIO DE ATENCIÓN

1:00 pm A 5:00 pm

DE LUNES A VIERNES

Dirección: Av. Javier Prado Este 1510 (Consultorio 501) SAN ISIDRO

(Edificio Pelikano)

Costo: s/.50

PROCEDIMIENTOS DE HEMORROIDES

  • Consulta Médica

    s/.50
  • Ozono Rectal por Sesión

    s/.50
  • Anoscópia

    s/.200
  • Crioterapia

    s/.300
  • Micro Ligadura

    s/.500
  • Macro Ligadura

    s/.500
  • Escleroterapia

    s/.500
  • Plicoma Convencional

    s/.500
  • Drenaje de hemorroides trombosada

    s/.500
  • Plicoma Láser

    s/.2000
  • Cirugía Ambulatoria Láser

    s/.2000
  • Ecodoppler

    s/. 4000
  • Cirugía Ligasure

    s/.5000
  • Cirugía Láser

    s/.5500
Realiza tu Cita al (01) 776 8358

Llame directamente al: (01) 776 8358

Reserva tu Cita al (+51) 930 152 491

Llame Directamente al: +51 930 152 491

COMO PREVENIR LAS HEMORROIDES

Come alimentos con alto contenido de fibra. Consume más frutas, vegetales y cereales integrales. Hacer esto ablanda las heces y aumenta su volumen, lo que te ayudará a evitar la fuerza excesiva que puede causar hemorroides. Agrega fibra a tu dieta lentamente para evitar problemas de gases.

Bebe mucho líquido. Bebe de seis a ocho vasos de agua y otros líquidos (que no sean bebidas alcohólicas) por día para que las heces sean blandas.

Los suplementos de fibra son una buena idea. La mayoría de las personas no consumen la cantidad recomendada de fibra como parte de su dieta: 25 gramos por día para las mujeres y 38 gramos por día para los hombres.

No hagas demasiada fuerza. Hacer fuerza y contener el aliento cuando tratas de evacuar heces genera mayor presión sobre las venas de la parte inferior del recto.

Ve al baño apenas sientas la necesidad. Si esperas para evacuar los intestinos y la necesidad desaparece, las heces pueden secarse y resultar más difíciles de evacuar.

Haz ejercicio. Mantente activo para ayudar a evitar el estreñimiento y reducir la presión sobre las venas, que puede producirse cuando pasas mucho tiempo de pie o sentado.

Evita pasar mucho tiempo sentado. Estar sentado demasiado tiempo, en particular en el inodoro, puede aumentar la presión sobre las venas del ano

PREGUNTAS FRECUENTES

SÍNTOMAS DE LAS HEMORROIDES

  • Sangrado que no produce dolor al evacuar los intestinos (puedes observar pequeñas manchas de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o en el inodoro)
  • Picazón o irritación en la zona del ano
  • Dolor o molestias
  • Inflamación alrededor del ano
  • Un bulto cerca del ano, que puede ser sensible o causar dolor (puede ser una hemorroide trombosada)

HEMORROIDES INTERNAS

Se localizan en el interior del recto. En general, no puedes ver ni sentir las hemorroides de este tipo; y en raras ocasiones generan molestias. Sin embargo, el esfuerzo; o la irritación que se producen al evacuar los intestinos pueden dañar la superficie de una hemorroide y hacer que esta sangre.

Ocasionalmente, el esfuerzo puede hacer que una hemorroide interna salga a través de la abertura anal.

Este tipo de hemorroide se conoce como «hemorroide sobresaliente» o «hemorroide prolapsada» y puede causar dolor e irritación.

HEMORROIDES EXTERNAS

Se localizan debajo de la piel que rodea el ano. Las hemorroides externas, si se irritan, pueden picar y sangrar.

HEMORROIDES TROMBOSADAS

A veces, se puede acumular sangre en una hemorroide externa y formar un coágulo (trombo), lo que puede provocar dolor intenso, inflamación y un bulto duro cerca del ano.

CAUSAS

Las venas alrededor del ano tienden a extenderse bajo la presión y pueden aumentar de tamaño o hincharse. Las venas hinchadas (hemorroides) pueden desarrollarse a partir de un aumento en la presión en el recto bajo debido a:

  • Tensión durante la evacuación intestinal
  • Permanecer sentado por largos períodos de tiempo en el baño
    Diarrea crónica o estreñimiento
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Relaciones sexuales anales
  • Dieta baja en fibras

Es más probable que la hemorroides ocurra con la edad debido a que los tejidos que soportan las venas en el recto y el ano se pueden debilitar y estrechar

HEMORROIDES GRADO I

Leve dilatación del tejido de las hemorroides. No hay sensación de masa anal. Produce sangrado y picor ocasional.

HEMORROIDES GRADO II

Aumento del tamaño de las hemorroides por encima del esfínter. Las hemorroides descienden durante la defecación y al terminar vuelven a su sitio. Ocasiona sangrado, picor, ardor, y molestias defecatorias.

HEMORROIDES GRADO III

Las hemorroides descienden por debajo del esfínter, siendo necesario empujarlas manualmente para devolverlas a su posición. Sensación de masa anal, después de la evacuación intestinal. Aumenta el sangrado de las hemorroides y las demás molestias.

HEMORROIDES GRADO IV

Hemorroides que se mantienen siempre fuera del esfínter. Sangran frecuentemente, dan sensación de cuerpo extraño y secreción anal permanente.

TROMBOSIS HEMORROIDAL

Consiste en la aparición brusca de un bulto en la región del ano, muy doloroso que levanta la piel y tiene color azul violáceo, en algunos casos la presión del hematoma ulcera la piel y sale sangre por fuera del coágulo.

Cuando las hemorroides son pequeñas y poco dolorosas se pueden tratar con pomadas y analgésicos pero cuando son grandes y dolorosas se deben extirpar bajo sedación y anestesia local. La intervención consiste extraer el coágulo y la piel sobrante. El paciente recibe el alta a los 40 minutos.